Memorizar libros de texto es una forma obsoleta e ineficaz de estudio, por eso es importante conocer otras técnicas de estudio que te permitirán retener una mayor cantidad de datos, comprender mejor tus materias de estudio y obtener resultados positivos en tus pruebas o exámenes.

1- Una técnica de estudio clásica pero efectiva: subrayado

El subrayado es una de las técnicas de estudio más simples y conocidas y consiste en resaltar las partes más significativas de lo que se está leyendo. Pero ten en cuenta que, antes de comenzar a hacerlo, debes realizar una lectura comprensiva del texto, que incluya una búsqueda de palabras cuyo significado desconoces. Sólo en la segunda lectura debes proceder a subrayar los aspectos más notables, lo que te ayudará a retener los conceptos fundamentales.

2- Mapa mental: una novedad muy eficaz entre las técnicas de estudio

Un buen mapa mental puede ahorrarte muchas horas de estudio y consolidar aún más tus conocimientos. Consiste en hacer un diagrama en torno a palabras y/o dibujos u otros conceptos, que se disponen alrededor de una idea o tema central. Una herramienta con versión gratuita es la de MindMeister.

3 -Tomar apuntes o notas de estudio

Tomar notas es una de las técnicas de estudio más eficientes. Esencialmente, el objetivo es rescribir los textos con tus propias palabras, para que puedas recordar fácilmente las ideas. En la mayoría de los casos, la clave es hacerlo lo más rápido posible, sin dejar de lado ninguna información clave.

4- Realización de esquemas

Sacar las ideas principales y estructurarlas jerárquicamente dentro del índice del tema es una eficaz técnica de estudio. Te permitirá de una sola mirada todos los aspectos de un determinado tema, y podrás saber en qué punto estás: si los conoces todos bien o no.

Además, en los exámenes de contenido te permitirán estructurarlo para que no se te olvide nada.

5- Flashcards

El uso de Flashcards o tarjetas de memoria es una técnica de estudio particularmente eficaz, cuando se trata de asimilar diferentes hechos, fechas, fórmulas y/o vocabulario, en materias como Historia, Física, Matemáticas, Química, Geografía, Biología o cualquier idioma. Además de estimulante, es un método muy divertido de aprender.

6- Case study

A veces puede ser difícil comprender las implicaciones de algunas teorías. Aquí es donde el estudio de casos puede ser de gran ayuda, puesto que son una fórmula eficaz para visualizar una teoría y colocarla en un contexto más familiar y realista. Esto es especialmente útil en asuntos de negocios o de derecho. Entre las técnicas de estudio esta es la que más se usa en escuelas de negocios.

7- Cuestionarios

Los cuestionarios son una excelente manera de hacer una revisión a fondo de tus conocimientos antes de un examen, puesto que pueden mostrarte dónde están tus fortalezas y debilidades y te permite enfocar los esfuerzos con mayor precisión. Por otra parte, si compartes e intercambias tu Cuestionario de Estudio con los de tus compañeros, descubrirás detalles y áreas que pueden haber pasado por alto.

8- Mnemotecnia

Esta técnica de estudio es especialmente útil cuando se memorizan listas y conjuntos. La idea es asociar conceptos que nos cuesta trabajo aprender con otros que resulten más familiares. Un ejemplo clásico es CHON, que ayuda a recordar los cuatro elementos básicos que componen a los seres vivos: Carbono, Hidrógeno, Oxígeno y Nitrógeno.

9- Brainstorming

La “lluvia de ideas” es una técnica de estudio ideal para aprender en grupos, en la que cada persona expone sus ideas, bajo la premisa de que no hay respuestas incorrectas, sino que se trata de intercambiar conceptos y revisar su viabilidad. Es un método creativo y versátil, muy usado en negocios e innovación.

10- Organización del estudio

Una de las habilidades de estudio más efectivas es también una de las que suelen pasarse por alto más a menudo: organizar el estudio. La creación de un horario de estudio implica metas y un tiempo determinado para alcanzarlas, lo que resulta muy motivador. Por ejemplo, aprender el tema 3 de biología el miércoles de 6 a 7 de la tarde.

11- Dibujar

A muchas personas les resulta más fácil recordar las imágenes que el texto, es por eso que son más capaces de memorizar conceptos si los asocian con imágenes o dibujos, una técnica de estudio similar a la mnemotecnia o las flashcards.

Y… dormir

Y como última recomendación: dormir lo suficiente para afianzar los conocimientos. El sueño ayuda a fijar la memoria y a limpiar el cerebro para que al día siguiente esté a pleno rendimiento. Usar adecuadamente las técnicas de estudio y dormir es la mejor receta.

 

FUENTE: https://cienciaybiologia.com/tecnicas-de-estudio/