Las ideas
A la hora de estudiar es fundamental saber cuáles son las ideas básicas y organizarlas. Para poder extraer la información importante de un texto es necesario que seas capaz de distinguir y jerarquizar el contenido en:
– Ideas principales (IP)
– Ideas importantes (II)
– Ideas secundarias (IS)
– Ideas detalles (ID)

El subrayado
El subrayado es una técnica muy útil para poder extraer principalmente las IP y las II. Te recomendamos que no te precipites en destacar la información más relevante del texto, sino que primero hagas una lectura para entenderlo y después lo vuelvas a leer y empieces a subrayar las IP con lápiz (por si te equivocas). Para finalizar, léelo de nuevo y determina las II y, si es necesario, las IS o ID.

Para subrayar correctamente no hace falta llenar el texto de colores ni de rayas, sino que debes marcar el mínimo de palabras posible, como si se tratara de un telegrama.

Utiliza diferentes estilos o colores en función del tipo de idea. A pesar de esta mezcla de estilos, intenta seguir siempre el mismo criterio: por ejemplo, puedes usar el color verde para las IP, el amarillo para las II y el gris para las IS. Así podrás retener visualmente la información.

Nunca subrayes palabras que no entiendas.

El resumen
Se hace después de haber subrayado el texto. Las frases que lo componen debes construirlas con tus palabras; por lo tanto, es muy importante que entiendas bien los conceptos.
A la hora de elaborar el resumen es necesario jerarquizar las ideas destacadas del texto teniendo en cuenta los estilos que has señalado. También debes titular y separar la información en diferentes apartados.
Mientras escribas es interesante que aportes tu opinión o que des un toque de humor, es decir que pongas alguna crítica o algún comentario gracioso que te ayude a recordar aquello que quieras. De esta manera no te resultará tan pesado estudiar.
Utiliza diferentes símbolos y signos pero mantén el estilo. Por ejemplo, puedes emplear círculos rojos para destacar un ejemplo o usar una exclamación para indicar que se trata de una opinión propia, etc.
Si una vez terminado el resumen ya no tienes que recurrir más al libro significará que lo has hecho bien. Si, al contrario, estás todo el rato con el libro en la mano, deberás esforzarte un poco más.

El esquema
El esquema es el conjunto ordenado de las ideas principales de un texto representado de forma gráfica y visual con el mínimo número de palabras posible.
Puedes hacerlo a partir del texto subrayado o del resumen. El esquema ideal es aquel que ocupa una hoja, que se expresa con palabras claves (nunca con frases) y que se estructura claramente mostrando las relaciones entre las ideas.
A la hora de estudiar hay personas que prefieren hacerse esquemas y otras resúmenes, pero también hay quien necesita hacerse un resumen primero y un esquema después. Cualquiera de estas técnicas es buena, pero debes saber cuál te va mejor.