Debido a la inercia que provoca la colisión, una persona multiplica por 56 su peso en un choque a 60 Km/h, con lo cual puede sufrir lesiones de notoria gravedad.

El asiento y el apoyacabeza complementan el cinturón. Al disminuir la reclinación del respaldo puede evitarse el “efecto submarino” que se produce cuando el cuerpo se desliza por debajo de las bandas.

* La banda horizontal debe estar colocada lo más abajo posible, es decir, entre la pelvis y los muslos, nunca sobre el abdomen.
* La banda diagonal debe sujetar el hombro, apoyándose en la clavícula, entre ésta y el cuello.
* Comprobar que ninguna de las bandas esté retorcida o enganchada.
* El automivilista debe permanecer correctamente sentado.
* No utilizar pinzas u otros utensillos que den holgura al cinturón.
* El cinturón de los asientos traseros también debe ser utilizado para seguridad de todos los pasajeros y evitar el aplastamiento de los ocupantes de los asientos delanteros.