En el invierno de 1937 en la intersección de Córdoba y Wilde, el presidente Agustín P. Justo corta las cintas inaugurando la pavimentación de la ruta nacional Nº 9, en el tramo que une Rosario con la Docta. A su lado hacia la izquierda de la imagen observamos al gobernador “Manucho” Iriondo. La red de caminos fue un elemento fundamental en la creación en el imaginario colectivo de un mito de larga duración:” los conservadores roban, pero hacen obra”. Un mito por el cual los gobiernos de la Concordancia se legitimaban en su capacidad ejecutiva a través de la obra pública que les permitía presentarse engañosamente como eficaces administradores empeñados en una tarea amplia y patriótica, que buscaba el bien común pese a la corrupción, el fraude electoral y la intimidación política que los constituía.
Prof. Eduardo D. Guida Bria