PLANIFICACIÓN Y PREPARACIÓN: UN ARMA FUNDAMENTAL

Una de las principales herramientas ante el estrés en época de exámenes, sin duda alguna es una buena planificación y gestión del tiempo ante los exámenes. Cuanto mayor sea esta menor será la sensación de estrés y agobio, pues nos sentiremos seguros, preparados y con la sensación de haber hecho las cosas necesarias para aprobar ese examen.

Lo primero, es plantear el tiempo que necesitamos dedicar para estudiar ese examen según nuestro propio criterio (por ejemplo: una semana). Posteriormente debemos plantear los objetivos de estudio a conseguir en ese periodo de tiempo (por ejemplo 2 temas/día durante esa semana) Lógicamente los objetivos deben ser realistas para que los podamos conseguir según nuestra propia previsión.

UN POCO DE ESTRÉS NO ES MALO

Normalmente los estudiantes que más estrés tienen durante las convocatorias de los exámenes son aquellos que mejor preparados están. Y lo cierto es que un poco de tensión no es mala en una medida razonable. Ya que nos hace estar alerta, concentrados y pensar más rápido. En definitiva, esa pequeña dosis de ansiedad nos hace mejorar nuestro rendimiento sobretodo en el momento que estamos delante del examen.

Por lo tanto, queda claro que un poco de tensión, nervios, miedo, nunca viene mal siempre que no sobrepase cierto punto y se nos vuelva en nuestra contra que es donde aparecen los agobios desmedidos, bloqueos, ansiedad y pensamientos negativos…

DESPÉJATE

Imagínate que ya has superado tu objetivo de estudio de hoy: has estado estudiando tus horas planificadas o has terminado el tema que te habías propuesto. Bien, pues ahora toca despejarse, dejar que todos esos conceptos, tablas y fechas se asienten en tu cabeza de forma natural después del tiempo dedicado. Así que simplemente relájate, olvídate del examen durante un rato y despéjate yendo al gimnasio, saliendo a correr, viendo una peli, llamando a los amigos…Lo que te dé la gana y no te haga pensar en el estudio. Has cumplido tu objetivo y esa es tu recompensa.

LA COMIDA Y EL DESCANSO

Es habitual que cuando nos encontramos ante un examen y estamos estresados, tendamos a comer y dormir de la misma manera: mal y poco. Sin embargo, estos dos aspectos están más relacionados de lo que pensamos con el rendimiento que podemos tener durante un examen.

Existen multitud de alimentos recomendados para reducir el estrés como son el chocolate, los huevos, los dulces, carnes rojas, el cerdo… En definitivas comidas “contundentes”. Por lo que vamos a tratar de respetar todas las comidas diarias y además vamos a poder darnos algún “permitido bien rico”.

Dormir menos de entre 7 y 8 horas diarias está asociado a un mayor estrés emocional y a rendir peor en época de exámenes. Por estos dos motivos debemos proveer a nuestro cuerpo de ese descanso reparador, que nos ayudará a enfrentarnos totalmente despejados y sin estrés a nuestros objetivos de estudio de mañana y por supuesto al examen.

PENSAMIENTO LÓGICO Y POSITIVO

Existe un concepto denominado “distorsiones cognitivas” y que consisten en la aparición de pensamientos negativos y estresantes, que no están sujetos a la realidad y no tienen razón de ser, por los que interpretamos que un hecho tendrá múltiples consecuencias negativas. Sin embargo, estos pensamientos no tienen ningún fundamento ni razón lógica aparente. Por ejemplo:

“Si suspendo un examen no voy a aprobar ninguno más”

“He estudiado para el examen de mañana, pero le voy a suspender”

“He suspendido soy un fracasado”

“He aprobado pero ha sido suerte”

Ante la aparición de estos pensamientos se sugiere que lo mejor es apuntarlo, ver de qué tipo de distorsión cognitiva se trata y posteriormente sustituirlo por un pensamiento alternativo, lógico y positivo.

“Suspender un examen no significa que vaya a suspender todos”

“Me he preparado y he estudiado por lo que lo más lógico es que apruebe”

“Si no apruebo, tendré más oportunidades”

“Voy a aprobarlo porque he estudiado” 

 

FUENTE: http://blog.myrural.es/2016/12/04/como-controlar-el-estres-en-epoca-de-examenes/