Justo cuando ya estabas aprendiendo las respuestas… los selectores cambian las preguntas!

Sería aconsejable que cualquier persona que estuviera buscando trabajo hiciera una lista de preguntas típicas planteadas en entrevistas y pensara las respuestas de antemano, pero, ¿qué ocurre con las preguntas que no están en su lista? Una pregunta que se está usando es: “Dígame algo de usted que no esté en su CV” o “Dígame algo que nadie sabe sobre usted”.

Este tipo de preguntas se están volviendo cada vez más frecuentes. Sin embargo, los solicitantes aún no se están preparando para ellas, lo cual significa que luego de leer esta nota es un buena oportunidad para que te destaques.

¿Qué busca el reclutador?

Desde luego, no puedo decir exactamente lo que un reclutador específico busca cuando plantea una pregunta de este tipo, pero puedo darte algunas ideas posibles. Tal vez quiere evaluar lo siguiente:

  1. ¿Cómo organiza sus pensamientos? Si estás narrando una anécdota o un relato, ¿está bien pensada y contada? ¿Conecta los temas y los eventos linealmente o salta de una cosa a la otra?
  2. ¿Puede pensar y responder con rapidez? Como esta es una pregunta menos frecuente, el entrevistador o la entrevistadora pueden estar tratando de sacarte de respuestas automáticas y ensayadas para ver si pueden vislumbrar algo de tu verdadero yo.
  3. ¿Qué es para usted lo más importante que el entrevistador o la entrevistadora debería saber? La respuesta a esta pregunta podría decir mucho sobre vos. ¿Estás mintiendo sobre tus muchos premios y galardones  o sobre tu familia y pasatiempos?
  4. ¿Puede relacionar el relato con el trabajo? Es una indicación sutil de pensamiento avanzado si puede contar una historia personal pero relacionar los puntos sobre usted con por qué sería un buen candidato para el puesto de trabajo.
  5. ¿Está diciendo algo que no debería? Esto no quiere decir que los entrevistadores o las entrevistadoras estén tratando de que te equivoques, pero siempre escucharán con atención para detectar cosas que no debería revelar sobre empleadores actuales o pasados, o cualquier detalle personal que podría hacer que se cuestionen si reúnes las condiciones para el empleo.

Recuerda: El trabajo de ellos es encontrar el mejor candidato o la mejor candidata. Por eso, es lógico que quieran sacarte de discursos “ensayados” y llevarte a un territorio auténtico, aunque ese territorio auténtico no sea la mejor imagen de vos.

Cómo prepararse para este tipo de pregunta

Al igual que en el caso de todas las preguntas de entrevistas, es importante pensar cómo podrías responder, pero no escribas tu respuesta ni la memorices palabra por palabra: cualquier entrevistador o entrevistadora inteligente se dará cuenta.

Como esta es una pregunta abierta, tu respuesta es una oportunidad para resaltar aspectos de tu formación o historia, o las habilidades que podrían no notarse de inmediato en tu currículum.

Tengan presentes sus fortalezas. Concurran a la entrevista con una buena idea de las fortalezas que podrían aportar al trabajo y luego aprovechen la oportunidad de enfatizar esas habilidades en sus respuestas. Por ejemplo, si desean hacer hincapié en sus habilidades de organización en una entrevista en particular, podrían contar cómo organizaron una elaborada recaudación de fondos en la escuela de su hijo o hija.

Piensa en fortalezas intangibles y habilidades sociales. Tu currículum debería destacar logros, pero esta es tu oportunidad para destacar tus mejores habilidades sociales. Si, por ejemplo, tu currículum dice que superaste tus objetivos de ventas en un porcentaje determinado, podrías ampliar esta información diciendo que lo lograste gracias a tus excelentes habilidades interpersonales o a que te ocupaste de  hacer un seguimiento de los posibles clientes.

Compartan algo personal. Si la pregunta es formulada al final de la entrevista y creen que lograron demostrar sus habilidades laborales, podrían elegir resaltar algo de su vida personal que refleje bien su personalidad. Consideren compartir solo cosas personales que son aceptadas universalmente como positivas, por ejemplo, jugar al ajedrez ávidamente o disfrutar del montañismo, en vez de algo que podría ser controvertido, como ser voluntario de una causa política o participar de una contracultura.

Expliquen por qué desean el trabajo. La entrevista es el lugar propicio para explicar por qué les interesa el empleo particularmente, si algo en la descripción los entusiasmó o cualquier vínculo personal con el campo de trabajo. Por ejemplo, conocí a una mujer joven que, prácticamente, estaba desesperada por postularse para un puesto de marketing en una institución benéfica que ayudaba a enfermos de párkinson debido al trabajo que habían realizado para ayudar a su padre. Esta clase de conexión personal puede demostrar que aportarían pasión y energía adicionales a este puesto.

Pensar cómo responder a estas preguntas más abiertas y personales es como  resolver una adivinanza. La respuesta debería mostrar de qué manera vos cuadras en esta nueva oportunidad laboral. Así como es importante pensar en estas preguntas antes de asistir a la entrevista, es igual de importante que sus respuestas suenen amistosas y coloquiales, no memorizadas ó ensayadas.

Al final, deberías alegrarte si le hacen alguna de estas preguntas en una entrevista porque constituye una oportunidad para mostrar tu verdadero yo y destacar tus mejores habilidades que no están incluidas en un currículum.

¿Alguna vez te hicieron este tipo de preguntas en una entrevista? ¿Cómo las respondiste? Me encantaría leer tu relato.

Espero tus comentarios.

Lic. Cristina Mejías

www.confesionesprofesionales.com