Desde que somos chicos soñamos sobre cuál será nuestra profesión en el futuro, yendo desde astronauta, médico, modelo, hasta jugador de fútbol. Terminada la secundaria se nos presenta la posibilidad de empezar a forjar esos sueños a base de nuestro propio esfuerzo, dejando de lado la adolescencia y tomando decisiones como personas ya adultas. Esto nos presenta un gran desafío, más aún si consideramos irnos del pueblo o de una pequeña ciudad, dejando de lado tanto familia, amistades y estilos de vida para vivir en la Gran Ciudad.
El presente artículo trata sobre recomendaciones a tener cuando tomamos la decisión de vivir en una Residencia Universitaria.

1- Distancia a la facultad
A pesar de no conocer la ciudad, hoy en día contamos con herramientas como el google maps donde desde la comodidad de nuestro hogar podemos averiguar qué tan lejos está la residencia de la facultad a la cual asistiremos. Resultaría conveniente, en caso de tener que tomar colectivos hacia ella, que el viaje no demore más de 15 minutos y que tengamos varias líneas de ida y vuelta que pasen por la zona.

2- Conocer el contrato
Debemos sacarnos todas las dudas con respecto a esto, haciendo preguntas como: si hay aumentos durante el año y aproximadamente de cuanto, que debo pagar para ingresar y en concepto de que son esos pagos (ya que en algunos lugares se deben firmar pagarés o abonar matrículas de ingreso), por cuanto tiempo es el contrato, que pasaría en caso de un retiro anticipado, si se paga algo aparte de la cuota (servicios, impuestos), régimen de visitas.
3- Comparar precios
De acuerdo a nuestro presupuesto averiguar precios en por lo menos 3 lugares diferentes y que sean del mismo target para poder hacer una real comparación de precio-calidad.

4- Seguridad
Punto que principalmente tienen en cuenta los padres a la hora de elegir una residencia. En cuanto a esto hay que interiorizarse sobre si la misma cuenta con habilitación municipal ya que esto nos garantiza que cumpla con estrictos requisitos de elementos de seguridad como matafuegos, detectores de humo y gas así como de espacios acordes para ser usados como dormitorios sin correr ningún tipo de riesgo.
Conocer si hay alguien adulto a cargo residiendo allí también da una seguridad extra así como también que se cuente con algún servicio del tipo de emergencias.
5- Espacio físico de la residencia
Un requisito fundamental es que tenga espacio para estudiar, ya sea un lugar acorde en el dormitorio y como un plus, una buena sala de estudio espaciosa e iluminada.
Ya que los estudiantes provenientes de lugares aledaños a la ciudad están acostumbrados a tener  mayores lugares al aire libre en sus respectivos hogares, a la hora de buscar una residencia donde se sientan como en casa es importante que la misma cuente  con estos espacios.
Contar con un amplio lugar de guardado de elementos personales es muy importante sobre todo para aquellos que vienen de lugares alejados y que no viajan frecuentemente a sus casas.
La relación cantidad de baños y residentes también es algo a tener muy en cuenta a la hora de elegir una residencia.

 

Agradecemos información brindada por: Residencia Universitaria Betania