CIENCIA POLÍTICA

La Ciencia Política se enmarca dentro del campo disciplinar de las Ciencias Sociales. Su objeto de

estudio son las relaciones de poder, tanto implícitas como explícitas, que se articulan en distintos

niveles, entre sectores dirigentes y dirigidos, en el Estado y sus instituciones, en las organizaciones

sociales y los individuos.

Dedicarse a la Ciencia Política no es lo mismo que “hacer política” o “militar”. Los politólogos o

cientistas políticos abordan científicamente la política, recurriendo a métodos rigurosos de diseño,

recolección y análisis que elige según sea el problema de investigación al cual se dedique.

Los ámbitos de inserción laboral en la Ciencia Política son variados y pueden combinarse entre sí,

eligiendo dos o más espacios de trabajos al mismo tiempo.

1) La investigación: diferentes organismos estatales ofrecen becas de estudio para llevar adelante

la carrera de investigador: el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas, la Agencia

Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, las universidades nacionales, extranjeras y

fundaciones, entre otros.

2) La docencia: la docencia puede ejercerse en establecimientos de enseñanza media, terciaria y

universitaria. Las materias a las que habilita el título son variadas: Formación Ética y Ciudadana,

Construcción de Ciudadanía, Teoría Política, Análisis Político, Análisis del Discurso Político,

Sociología Política, Teoría de la Administración Pública, Análisis de Políticas Públicas, por

mencionar algunas.

3) La Administración Pública, la gestión o la actividad legislativa: la inserción en la administración

estatal -nacional, provincial o municipal- de forma permanente o como asesor, permite realizar

trabajos tales como: programar campañas de sensibilización social; participar del diseño, la

implementación, el monitoreo y la evaluación de políticas públicas, planes, programas y proyectos;

intervenir en la mediación y resolución de conflictos; participar en la planificación urbanística, por

sólo mencionar algunos. Otra salida laboral es el servicio diplomático, al cual se ingresa

profesionalmente a través del Instituto del Servicio Exterior de la Nación. El Poder Legislativo

también es propicio para los politólogos, que se desempeñan como asesores de los legisladores en

materia de elaboración de proyectos de ley u ordenanzas, asistiéndolos también en el debate

parlamentario.

4) Consultoría: los politólogos también pueden desempeñar trabajos de asesoramiento privado a

políticos, funcionarios y/o instituciones como: análisis electorales o sondeos de opinión pública;

marketing político para estructuras partidarias y gubernamentales; análisis sociopolítico de los

medios de comunicación; o asesorar a organismos estatales y a organizaciones sociales en

diferentes temáticas.

5) Sector privado: los cientistas políticos también pueden insertarse en empresas privadas

realizando trabajos para: mejorar la organización en su funcionamiento; modificar la imagen

institucional; introducir o participar de procesos de planificación estratégica; realizar

investigaciones de mercado, de tendencias, de cultura organizacional; elevar la comunicación

empresarial; entre otros.

 

Agradecemos información brindada por la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales- UNR