Forma personas con alto nivel de desempeño, sólida formación académica, cultural, sentido crítico, ético y humanístico, con capacidad para ejecutar y analizar las operaciones en la cadena logística, teniendo en cuenta los flujos físicos y de información; el uso de los recursos para la operación y los planes operativos que se generan para el manejo de procesos logísticos.

Los perfiles y puestos a cubrir normalmente en los departamentos de logística son:

Administrativo recepción, preparación y expedición: se encarga del control de los pedidos, la calidad de la mercancía y gestión documental del transporte. Supervisa la preparación de los pedidos, garantizando la expedición de los mismos al cliente final. Organiza los despachos y el ruteo de los recorridos, tanto de fletes propios como de servicios tercerizados, control de stocks e informes.

Responsable de almacén: optimiza la gestión del almacén, atento a las variables de calidad, costes y plazos de entrega. Asegura el mantenimiento y la seguridad de los equipos de trabajo. Desarrolla la recepción y la salida de materiales en soporte informático, elaboración de informes e inventarios.

Responsable de gestión de stock: supervisión y control del rendimiento del almacén, desarrollo de procesos y solución de las incidencias. Se encarga de  la custodia de los aprovisionamientos y de los flujos de existencias. De su control depende el ritmo de producciòn de la cadena de suministros.

Gestor de transporte: es el responsable de rentabilizar la flota de la compañía, de manera que los vehículos de transporte cumplan el plan de entregas. Ha de resolver las incidencias en la gestión y coordinación de los transportistas, campas y puertos.