La presencia de nuevos medios de comunicación en la educación es una tendencia en alza. Herramientas como blogs, video clases y educación a distancia son cada vez más utilizados en el terreno de la educación, haciendo del aprendizaje una actividad más interactiva. Sin embargo, la tecnología aún enfrenta ciertas dificultades para lograr un óptimo desarrollo en el mundo académico.

La preparación de los docentes
Para que sean dictadas buenas clases de historia y matemáticas, es necesario tener profesores incentivados y bien entrenados, capaces de transmitir sus conocimientos a los alumnos. La situación es la misma para enseñar sobre tecnología: un docente transmitirá el conocimiento que posee. Por lo tanto, es esencial que posea una buena formación.
Otra dificultad observada es la cantidad de profesores que todavía son reacios a incluir herramientas online. El alumno tendrá contacto con aquello que le fue mostrado en clase, o sea, si el docente no incluye la innovación en su método de enseñanza, es muy difícil que los nuevos medios de comunicación ganen espacio.
Para finalizar, la educación no solo debe mostrar que las herramientas digitales existen, sino también incentivar su uso creativo entre los estudiantes, colaborando con la formación de futuros profesionales con un diferencial en el mercado laboral.
Tecnología vs Instituciones educativas
Internet pasó a ser vista por muchas universidades como una amenaza a su existencia, cuando debería formar una poderosa alianza con las instituciones educativas.
La posibilidad de hacer cursos online, como MOOCs, y de asistir a las clases de los mejores profesores del mundo sin salir de tu casa, disminuyó el interés por parte de los alumnos de realizar cursos presenciales en facultades que, a su vez, dejan a un lado las innovaciones y permanecen con modelos viejos.
Las universidades deben, por lo tanto, dejar de encarar a la tecnología como un enemigo y adoptar el viejo dicho: “si no puedes con tus enemigos, únete a ellos” .

En un futuro cercano (uno a tres años) las universidades gozarán de ambientes más propicios para la creación de nuevas ideas y el desarrollo de la creatividad de los estudiantes.

Según la investigación, varias universidades norteamericanas ya han creado programas y han planificado clases que incentiven la elaboración de proyectos e ideas. Esto sucede por causa de la presencia cada vez más fuerte de las nuevas tecnologías en las clases. Además, smartphones y tablets pueden ser vistos en manos de la gran mayoría de los jóvenes, ellos están cada vez más próximos a las herramientas online.
En Dartmouth College, los profesores del curso de Arquitectura descubrieron por ejemplo, cómo usar videos en el aprendizaje. Ellos desarrollaron un trabajo que consistía en que los alumnos filmen un edificio específico, a partir de la perspectiva propia y que cuenten la historia y las principales características del local.
El aumento de las tecnologías en las universidades también puede ser beneficioso para los estudiantes. Por medio de diversas plataformas online es posible entrar en contacto con diferentes estrategias de aprendizaje y exploración del contenido.
La tecnología posee un enorme potencial en las clases. Por medio de ella, es posible conectar conocimientos, adquirir información, desenvolver la creatividad, mejorar el contacto entre alumnos y profesores e incentivar la innovación.
Los profesores no deben tener miedo de llevar nuevas herramientas digitales al salón de clases. La sugerencia es seguir el modelo de las universidades de Estados Unidos proponiendo trabajos que unan la educación y la tecnología, aprovechando todos los beneficios que esa oportunidad le pueda traer.

Cuando los alumnos participan activamente, cuando hay cooperación entre ellos, cuando reciben un feedback inmediato de los trabajos o pruebas que realizan y sepan aplicar lo que aprenden en el mundo, significa que están aptos para aprender eficazmente de la mano de la tecnología.

Tecnologías para la transformación de la educación es un documento presentado el pasado 23 de febrero en la inauguración de la XXIX Semana de la Educación de la Fundación Santillana en España y elaborado por el jefe de la División de Políticas Sectoriales, TIC y Educación de la Unesco, Francesc Pedró junto a un grupo de expertos internacionales.

El documento es optimista en cuanto a mejorar la calidad de la educación con estas nuevas herramientas e indica tres puntos básicos para lograrlo:
-El cambio en las metodologías de la enseñanza para que los alumnos aprendan nuevas competencias
-En las competencias profesionales de los profesores
-La creación de un entorno de aprendizaje más allá de escuela “que faciliten el desarrollo de las competencias que la sociedad y la economía esperan hoy de los estudiantes”, incluido el promover que puedan acceder en el futuro a empleos más cualificados.

Tecnologías para la transformación de la educación destaca que “las aplicaciones que pueden ayudar a los alumnos a entender los conceptos básicos en temas científicos o matemáticos mediante la representación de los contenidos en formas menos complicadas y de más fácil comprensión”.
Campos como las ciencias, las matemáticas, sociales, artes y humanidades son algunos ejemplos de cómo aplicar la tecnología en el estudio que ya están siendo aplicados aunque no de forma generalizacada pero sí en muchos países desarrollados.

 

Ciencias

Los expertos sugieren que se ha comprobado que el uso de aplicaciones tecnológicas que utilizan tres cuestiones -la visualización, el modelado y la simulación- “han demostrado ser poderosas herramientas para el aprendizaje de los conceptos científicos.
Por ejemplo, “usando diagramas dinámicos, es decir, imágenes que se pueden mover en respuesta a inputs distintos, se puede ayudar a los estudiantes a visualizar y a comprender las fuerzas que subyacen a diferentes fenómenos”. Estudiantes de secundaria que usan el programa ThinkerTools -un programa de simulación que permite a los alumnos visualizar los conceptos de la velocidad y la aceleración-, entienden y saben explicar los principios newtonianos incluso varios cursos antes de cuando esos conceptos se enseñan en clase.

 

Matemáticas

Hoy en día cada vez más personas necesitan entender y utilizar competencias matemáticas más avanzadas para razonar sobre diversas cuestiones como por ejemplo la incertidumbre, el cambio o la evolución de los datos.
Varias han sido las aplicaciones utilizadas para que los estudiantes de secundaria entiendan mejor esos conceptos, por ejemplo, en el Proyecto SimCalc, que ayuda a aprender conceptos de cálculo como los porcentajes, acumulación, límite y valor medio.

 

Sociales, arte y humanidades

A pesar que aún falta por investigar en muchos nuevos tipos de aplicaciones, el documento señala que algunas aplicaciones que ya se usan en el aula. Está, por ejemplo, la popular SimCity que ayuda en el aprendizaje de la geografía y la planificación urbana.

 

FUENTE: Universia Argentina