Por Marianela Prenollio, de Home Global (Gestión del Talento)

 Lo vital de un currículum profesional es lograr alcanzar calidad en poca cantidad, transmitir más con menos palabras y espacios. No es tarea fácil, se trata de proyectar nuestra imagen, fundir en un documento lo que queremos contar con las expectativas de lo que se quiere oír de nosotros.

 Por eso, es muy importante poner atención en qué y cómo contamos nuestro recorrido laboral.

Anteriormente, te pasamos tips para que tengas en cuenta al momento de diseñar la estética  de tu currículum.  Ahora te compartimos que debes considerar al organizar su contenido:

  • Si tenés una amplia trayectoria laboral, es importante tu capacidad de síntesis. Quizás prefieras contar las experiencias que tengan más relevancia para el puesto que estás buscando y de esa manera evitar que se vuelva muy extenso y el reclutador no termine de evaluar tu currículum  antes de llegar a otros puntos importantes. En caso que tener una carrera heterogénea, podes personalizar tu CV para cada compañía o grupo de empresas.

  • Incorporá información actualizada y ordenada. Se recomienda organizar el currículum con una inversión cronológica, es decir priorizá tu formación académica y experiencias más actuales. Además, podes separar la información por apartados de manera que sea más fácil y rápido para el reclutador mirar todo tu CV.

  • Brinda información concisa. No resaltes demasiados detalles o hagas comparaciones. Además, poné atención en el vocabulario de modo que puedas dar la información que deseas sin ser redundante o extenso.

  • Evita colocar información personal que no será relevante para la posición a la que te estas postulando. Podés incorporar una descripción de trabajos voluntarios o sociales si has realizado.

  • Si elegís incluir links, ya sea de portfolio, de portales o redes sociales, verificá que funcionen correctamente.

  • Procurá lograr una extensión de no más de dos o tres páginas.

  • Podés prescindir de redactar una carta de presentación si no es requerida, o de enviar recomendaciones o referencias si no son solicitadas. Sí podes incluir en el mismo archivo un apartado contando brevemente cuáles son tus objetivos profesionales o una pequeña descripción de tu perfil.

  • Trata de no postularte a búsquedas donde no se cumple un alto porcentaje de los requisitos solicitados, al menos los excluyentes. Eso solo llevará a que pierdas las ganas si encontrás que no sos convocado a entrevistas después de haber participado de muchos procesos.

  • Recordá siempre que lo que debes transmitir en este pequeño espacio, que es tu hoja de vida, son tus puntos fuertes y tus logros. Poné mucha atención y no dejes pasar la oportunidad de que tu potencial empleador y vos se conozcan.

 

Fuente: Home Global